Cousitsinas

Adivinanzas, palabras, ilustraciones

Adivinanzas, palabras, ilustraciones

A partir de una libreta milagrosamente aparecida a cientos de kilómetros, en cuyas hojas amarillentas se conservaban, en una letra apretujada y diminuta, las anotaciones que de las cousitsinas había hecho un profesor más de un siglo atrás, comenzó a macerarse este libro.

Más de cien años mediaron entre sus primeros pasos y su culminación. Juan Alvarado, profesor de la Escuela de Sierra Pambley de Villablino, acometió, animado por el círculo institucionista con el que trataba, una labor de recopilación del patrimonio inmaterial de la zona que tocó el folclore, las palabras, los ritos de paso o el derecho consuetudinario. Gran parte de ese trabajo se perdió, pero lo que se ha podido conservar y divulgar reúne una calidad extraordinaria.

A partir de una libreta milagrosamente aparecida a cientos de kilómetros, en cuyas hojas amarillentas se conservaban, en una letra apretujada y diminuta, las anotaciones que de las cousitsinas había hecho un profesor más de un siglo atrás, comenzó a macerarse este libro.

Más de cien años mediaron entre sus primeros pasos y su culminación. Juan Alvarado, profesor de la Escuela de Sierra Pambley de Villablino, acometió, animado por el círculo institucionista con el que trataba, una labor de recopilación del patrimonio inmaterial de la zona que tocó el folclore, las palabras, los ritos de paso o el derecho consuetudinario. Gran parte de ese trabajo se perdió, pero lo que se ha podido conservar y divulgar reúne una calidad extraordinaria.